Dieciséis cuerdas

Dieciséis cuerdas

Antes de fotografiar algo nuevo para mí, prefiero documentarme. En función de la temática, puedo pasarme una tarde entera visualizando imágenes, viendo películas o leyendo sobre el tema. Seguidamente, preparo un vídeo con unas cincuenta fotografías y lo visiono un poco antes de comenzar con el trabajo. Suelo recomendar y llevar a cabo este tipo de ejercicios durante mis talleres; sin importar el tipo de fotografía con la que vaya a experimentar.

Los/as fotógrafos/as también entrenamos antes de salir al ring, no se trata de una preparación tan dura como la que exigen los deportes de contacto que vais a ver a continuación pero también hay que darlo todo.

Cuando me dijeron de hacer las fotos de la velada del sábado en Judizmendi, ya tenía medio camino recorrido, solo tuve que montar el video, añadir a Gleucifer de fondo y darle al play. Siento debilidad por los retratos de Mohamed Ali, pon su nombre en Google y darle a la pestaña de imágenes, no podría elegir solo uno. También me inspira y mucho el trabajo de la fotógrafa Nuria Martínez Seguer El silenci de boxa” o “The Eye of the Tiger” de Marco Crupi, por no hablar de lo que el boxeo ha aportado a la gran pantalla, que me decís de Anthony Quinn en Requiem por un luchador, Raging Bull o Body and Soul. Si nos pasamos al color no me puedo olvidar de las oscarizadas Rocky Balboa o Million Dolar Baby pasando por la reciente Chucky Bleeder.

Nunca había entrado en un vestuario antes de un combate, la apunto en la lista de buenas experiencias, me gusto la oportunidad de hacerles fotos en ese momento tan personal. Gracias por posar para mí. El resto de la velada os la cuento en imágenes.

 

 

Leave a reply